Todo el contenido de este Blog está protegido por la Constitución de Venezuela, la ley sobre el derecho de autor, el Código Penal, el Código Civil y las demás leyes locales. Está prohibida la utilización de los artículos para cualquier fin comercial o no, a menos que se solicite y se otorgue el correspondiente permiso por escrito.

sábado, 18 de febrero de 2012

Sapo Punketo.


NOTA: Este es un cuento que lo escribí pensando en una imagen, y no es más que la de ¿Cómo se vería un sapo con una cresta? Me resultó divertido. Por ello lo pensé como un cuento ilustrado sin ilustración, pues mis habilidades para el dibujo son prácticamente nulas. 
Así que este llamado es para ti: si dibujas y te vacilas ilustrarlo escríbeme, tengo ideas. 

SAPO PUNKETO.

De todos los ríos en el mundo,
el Guaire en Caracas es el más inmundo.
Que venga cualquiera a discutirlo:
¡Sal a la calle y huele tu mismo!

Si llueve sin freno durante días,
podrán imaginarse la porquería;
que corre a galope entre sus olas:
Potes, bolsas, latas y conchas.

Por eso más raro resulta ver,
fauna a orillas de su caudal.
Aun así, flamingos, erizos
Y un sapo, he visto; de intenso croar.

A orillas del Guaire placido canta
<<¡croac! ¡croac!>>  con fortaleza.
A él no le importa si llueve o truena
Pues <<¡croac! ¡croac!>>, sin penas.

El sapo alegre sigue croando,
mientras el cielo en guerra estando.
Truenos, centellas se ven de reojo
Y <<¡croac! ¡croac!>> el sapo ni modo.

Él, muy divertido alarga su lengua
y caza dos moscas y una luciérnaga.
Estruendos y agua siguen arriba
El sapo <<¡croac! ¡croac!>> come su cena

Un trueno estruendoso perfila en el río.
El sapo se aparta sin mucho brío.
Le pega en la testa como un pararrayos
Y en negro le cambia el verde al sapo.

Un viaje distante le lleva en vueltas
a la Inglaterra de los setentas.
El sapo croando llega a Londres
Y <<¡croac! ¡croac!>> le importa un noble.

¿Quién iba a pensar que una tormenta,
un rayo en la testa y ancas en tierra,
sirvieran de puertas a un viaje
a Inglaterra, ¡Y en los setenta!?

¿Sería el aluminio entre los lirios?

Un joven de botas le roza el anca
Lo sube en la mano viendo extrañado
-¡Oh, <<¡Croac¡ ¡Croac!>> litlle toad.
Le habla al sapo, mientras lo ve.

El sapo lo mira y estira su lengua,
su pelo alzado confunde con cerdas
de un insecto de palo escondido entre hierbas:
<<¡croac! ¡croac!>> le responde de vuelta.

El joven lo adopta y lo lleva en su saco,
va pensando en hacerle un cambio:
-Un mohawk, le vendría bien.
Dice para sí, en perfecto inglés.

El Sapo Punketo lo llaman en Londres.
Crass, The Jam, The Adicts, The Zones:
Es lo que escucha con adicción,
aunque no habla inglés <<¡croac! ¡croac!>
                                                              en español.

Daniel Dannery.

18-02-2012 9:30pm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...